martes, 21 de octubre de 2014

OLOR A AZAFRAN

 El valle del Jiloca fue en su momento un gran productor de azafrán; durante unos años el cultivo cayó casi en el olvido por los cambios sociales y económicos y a día de hoy parece haber un repunte de producción. Cuando eramos chavales el mes de Octubre era fecha de faltar a clase para ir a coger rosa y esbrinar. Creo que muchos fuimos los que llegamos a cogerle cierta "manía", aunque pueblos como Monreal no tendrían lo que tienen si no hubiera sido por ese cultivo en aquellos años.
Si el ordenador tuviera olores(por favor san google póngase a ello), este articulo tendría un poco mas de sentido, ya que el olor(dejando atrás los recuerdos infantiles de dolores de espalda y frío de esta época) es embriagador y engancha.

Hace siete años hice algunas fotos con una compacta de esta colorida flor( os pongo una de aquel año porque para estar con una minicompacta creo que tiene mérito) y hasta hoy no había vuelto a fotografiarla. Es curioso como a veces pasamos por alto la belleza cercana, esa que en algún momento nos ha empapado y hemos dejado de valorar por algún extraño motivo.
Para aprender mas del cultivo y uso de esta apreciada especia te recomiendo una visita al museo del azafran de Monreal del campo y su blog que puedes ver pinchando aqui.












 Esta ultima es la imagen tomada con la compacta hace 7 años que sigue gustandome.
Contento hoy de haber olido y mirado con otros ojos el  azafrán.

viernes, 10 de octubre de 2014

MULTIPLES EXPOSICIONES EN CAMARA. Parte I

MULTIPLES EXPOSICIONES EN CAMARA

Articulo publicado en la revista LNH

Con la aparición de cámaras digitales que permiten las múltiples  exposiciones, se abre un abanico de posibilidades para la creatividad y la experimentación; en el presente artículo os cuento lo  que he ido aprendiendo sobre estas técnicas”


Ya en analógico podíamos disfrutar de las dobles exposiciones; fotos que nos resultaban atractivas e imposibles.  La mayoría de las pruebas eran animales nocturnos con la luna llena al fondo y cosas así. El método era  fotografiar los dos motivos sin pasar el carrete, cuidando que la composición fuera correcta.
Hoy día son muchos los modelos de cámaras de gama media y alta que van incorporando estas opciones en sus menús y  también aplicaciones para móviles que podemos descargarnos para entrar en ese mundillo.  Son  modas más o menos pasajeras que como todas irán y vendrán; lo cierto es que no hay mucha documentación ni libros de los que poder aprender y eso abre todavía aun más las golosas puertas para adentrarnos en las probatinas.
Todo lo que intentamos hacer en cámara  también puede hacerse con programas informáticos, pero eso lo dejo para los que sepan hacerlo. Las imágenes que muestro en este artículo están creadas a partir de dos o más archivos raw. El procesado posterior suele consistir en dar contraste y enfoque y sobre todo corregir la temperatura de color. Al sumarse dos fotos tomadas en momentos distintos,  la suma de la temperaturas de ambas imágenes suele darnos colores “irreales” que necesitan corregirse y ser “enfriados o calentados”, aunque creo que esto mejora bastante si utilizamos el programa de procesado original de cámara.
Las cámaras tienen varios modos de fusión de la luz: aditiva, media, clara y oscura. Conviene experimentar con todos ellos para entenderlos un poco. En una siguiente entrada intentare adentrarme un poco mas en cada uno de ellos. Una opción muy interesante es poder seleccionar de las ya grabadas en tarjeta una imagen sobre la que superponer la siguiente; esto nos permite guardar en cámara fotos que pueden servir de fondos y que podremos utilizar más adelante cuando encontremos el momento o sujeto adecuado.
Las opciones  de trabajo son variadas, estas son algunas de ellas.

Doble enfoque.
El primer paso que podemos dar para trabajar con dobles exposiciones  es  variando el enfoque. Hay varios casos en los que podemos utilizarlo. Para la foto del Gran Pavón, en una primera foto enfocamos la mariposa y la iluminamos  y en una segunda toma enfocamos a las estrellas dando una larga exposición. Con este sistema ganamos profundidad de campo. Este tipo de imágenes puede hacerse perfectamente en una sola toma moviendo el anillo de enfoque en el trascurso de una larga exposición.

Otra opción interesante es repetir un macro con diferentes focos, o sea enfocar una foto y superponer la siguiente desenfocada.


Sujeto y fondo
Mi campo favorito  de experimentación viene siendo la realización de fotos  sobre los que superpondremos un sujeto posteriormente.
Los elementos utilizados para fondos pueden ser muy diversos y abundan los barridos. Los barridos pueden ser de todo tipo, contraluces de hojas, árboles, flores o cualquier otra cosa que se nos ocurra.
Para que las luces de ambas fotos puedan sumarse bien, es conveniente que el sujeto se superponga sobre un trozo de la fotografía de fondo en el que predomine el color negro, o blanco o tenga una luz uniforme. Para la consecución de estas fotos de fondo es aconsejable usar contraluces que favorecen el contraste y los claroscuros en la imagen. En esas partes oscuras es donde es más fácil sumar un sujeto posteriormente.
La fotografía del sujeto debe tener pocos elementos que distraigan y es aconsejable que la parte posterior sea oscura, o por el contrario muy clara para que al sumar las luces con la foto del fondo no salgan mezcladas y que no haya demasiadas distorsiones.




 


En la foto de este Edelweiss, el fondo se consiguió en una atardecer a contraluz usando una lenta exposición fotografiando unas plantas de esparto. Las zonas más oscuras de la escena son el lugar ideal para superponer el sujeto.

Podemos utilizar  el sol o la luna como fondos y también extrapolar estas técnicas a la fotografía de aves, mamíferos o fotografía social. Las posibilidades tienen el mismo límite que la propia imaginación





MULTIPLES EXPOSICIONES
Una vez controlada la técnica para usar dos exposiciones en una, podemos dar otro paso y seguir incluyendo fotografías hasta el infinito y más allá.
La fotografía de este chinche está compuesta por once exposiciones diferentes. Nueve de ellas son un contraluz del animal utilizando la luna menguante. Las dos siguientes son  barridos para añadir color a la toma final.
En el caso de esta imagen en realidad es un solo árbol que he ido componiendo en cuatro tomas para que no se superpongan y creen una composición mezcla entre surrealista y creíble.

Todos estos métodos y formas de trabajo son orientativos, es lo que hago y lo que se hacer hasta día de hoy; seguro que hay otros mil posibles y se pueden perfeccionar. Te animo a que lo intentes.









lunes, 6 de octubre de 2014

MONTPHOTO 2014

Este año hemos tenido la suerte de poder volver al festival Montphoto. Estos fines de semana suelen ser bastante trasformadores y siempre vienes cargado de muchas emociones y vivencias. He puesto cara a gente que tenia ganas de conocer y visto a muchos amigos y conocidos. Las charlas han estado todas muy bien y he disfrutado como hacia mucho, recomendables al 100%  y me han echo reír y  llorar de emoción. Así que no hay mas que agradecer a toda la organización, ponentes y todos los participantes y premiados. Y por mi parte seguir trabajando  para poder volver mas años.

En la parte del concurso estoy muy contento, he recibido un primer premio y una mención en la categoría creativa. En los premios AEFONA, paralelos al concurso, he recibido otros dos primeros premios y un segundo; Pinchando aqui, podéis ver todas las fotos premiadas.

Especial ilusión me hace que sea premiada esta foto tomada en el pirineo de Huesca. Una de mis maneras preferidas de inspirarme para hacer fotografías es meterme en la cabeza de los animales, intentar pensar que piensan, intentar ver lo que ellos ven. En este caso, imaginaba lo que una taravilla puede ver desde su atalaya nevada. Estamos acostumbrados a verla desde fuera posada en su atalaya, pero rara vez pensamos en lo que ella puede estar viendo y que es lo que ve si enfoca a alguien que viene desde lejos. La foto esta hecha en un día de una gran nevada de 70cm a unos cuantos grados bajo cero a unos 1800 metros de altura, aunque  estos datos numéricos para mi son lo de menos. Me metí dentro de una zarza durante casi media hora y sacudí la nieve de alguna rama que tenia mucha nieve.Luego casi no podía salir con pinchazos por todos lados... pero o mas complicado fué que los escaramujos aparecieran repartidos sin superponerse.

Es una foto que "cuesta entender" en un primer vistazo porque rompe algunas normas tradicionalmente entendidas en fotografía. El primer plano esta desenfocado y ademas tiene tanto protagonismo como el fondo ya que ocupa casi el mismo espacio, y es el que aporta el color a la imagen.

La taravilla, ese pajarillo al que debo agradecer la ocurrencia de esta foto.

Momentos después de tomar la foto premiada intentando lo mismo en otra zarza mucho mas accesible y cercana al refugio. Volví a intentarlo durante toda una mañana en cada zarza que veía, sin resultados..., hasta la próxima vez

sábado, 26 de julio de 2014

JARDINES DE MARIPOSAS, Parnassius apollo

Este año no estaba siendo  un buen año de mariposas; las escasas lluvias primaverales con el consiguiente escaso crecimiento de muchas plantas, han hecho que muchas especies no hayan surgido con demasiada abundancia y donde algunos año hay cientos, este año se cuentan con los dedos.

Pero siempre hay excepciones locales;  he tenido la suerte de estar en uno de esos lugares y momentos donde las mariposas revolotean por todos los lados. Fui a la búsqueda de Parnassius apollo, mariposa típica de prados alpinos a alturas considerables. En las sierras turolenses contamos con varias poblaciones importantes, aunque se creen en regresión por el cambio de usos del suelo y cambio climático.

Solo pude hacerles una sesión, empezando a una hora muy temprana para poder fotografiarlas a primera hora cuando todavía están calentándose. La mañana lluviosa permitio alargar el horario y encontrar mariposas en casi todos su momentos vitales, recién nacidas, copulas y otras muertas o casi a punto. Espero poder tener mas tiempo para el año que viene y sacarle mas partido. De momento esto es una pequeña parte de los momentos vistos.



 En la cópula se puede apreciar la diferencia de color y tamaño de abdomen entre el macho(Mas claro y pequeño) y la hembra(mas oscura y de abdomen mas abultado)
 Adulto recién emergido, secando sus alas al sol sobre una de las plantas nutricias para las orugas, del genero Sedum.
Cuando el sol empieza a calentar, las zonas de cardos son muy frecuentadas.

lunes, 19 de mayo de 2014

FOTOGRAFIAS A LOS OJOS DE UN NIÑO

Cuando uno hace fotografías siempre espera que alguien antes o después las vea,  o sirvan para algo además del disfrute de hacerlas.

Hoy es uno de esos días en los que la fotografía te devuelve mucho. Acompañados por su profesora Rosa, los alumnos de tercero de primaria de colegio Juan Ramón Alegre de Andorra visitaron mi exposición. Estos niños pintaron luego en clase la foto que mas les gustó.

Siempre que un niño ve mis fotos suelo preguntarle cual es la que mas le gusta; me interesa reaprender esa visión infantil que todos tuvimos y fuimos perdiendo o erosionando, saber como ven, como perciben, así que en esta ocasión he disfrutado por dos, viendo sus pinturas y también por supuesto su interpretación.

Muchos de ellos han coincidido en las mismas, aquí os muestro algunas de las mas representativas junto con la foto.

 


 Estas son algunas de las versiones y original de "Luna de grullas". Fue con mucha diferencia la foto que mas les llamó la atención.







La reina de la noche, una mariposa isabelina con sus colores también les llamo la atención.



Y siguiendo con los animales, la foto titulada astucia en la que se muestra un zorro bastante cerca en su ambiente.


Por último una foto de paisaje de Islandia.

Intentando hacer "análisis" de las preferencias infantiles me doy cuenta de algunas cosas que ya sabia o intuía. La mayor parte de los dibujos o fotos elegidas son sobre animales, y tan solo una es de paisaje.
Viendo a las personas como animales que vivíamos en cuevas hasta hace dos días tiene mucho sentido. Los primeros contactos con el mundo exterior (aparte de la visión mas cercana del territorio donde un niño primitivo nacía ademas del contacto con su madre) eran con animales;algunos que se acercaban a rapiñar los huesos sobrantes, otros que pasaban por delante del hogar o llamaban la atención por su colorido y por volar. Esas imágenes que tal vez eran las primeras con el mundo exterior de hace 2000, 6000 o 20000 años, siguen siendo la "referencia" en la infancia de los niños de ahora a pesar de estar menos en contacto con la naturaleza.  El paisaje, algo que con esos años no se exploraba aún, no figura tan apenas como imagen de referencia.

Siempre recuerdo una noche en la que fuimos a ver la berrea con mi sobrina Ada recién nacida; los ciervos berreaban mucho en la noche húmeda y el sonido era abrumador. Recuerdo la cara que ponía al oírlos, parecía como si ese sonido estuviera grabado en su subconsciente y estaba latente esperando ser rememorado. La importancia de la vuelta al contacto con la naturaleza desde edades tempranas se me hace de nuevo presente.

Gracias a Rosa y todos los alumnos del colegio Juan Ramón Alegre de Andorra.

miércoles, 19 de febrero de 2014

COGIENDO TRUFAS "A MOSCA"

Hace unas semanas tuve la suerte de poner en práctica algo que me encantó. Coger trufas a mosca es como una de esas "leyendas rurales" de la que todo el mundo sabe y casi nadie sabe. Con el "guía nativo"(o tal vez naturalizado) Luis Torrijo, quedamos en uno de esos rincones perdidos turolenses a la búsqueda de la famosa mosca. Se trata del pequeño díptero de alas proporcionalmente largas Helomyza tuberivora. Según la bibliografía que he podido consultar pone los huevos sobre la trufa madura de la que se alimentarán sus larvas; aunque no me termina de quedar claro que ese sea su ciclo. Sea como sea, llama la atención que en una fría mañana de enero, encuentres moscas, pequeña fauna "extraterrestre" con un alto grado de especialización.

El procedimiento de búsqueda es sencillo;nos acercarmos al trufero sin proyectar la sombra sobre la zona en la que vamos buscando, ya que son muy "fotosensibles" y en que les damos la sombra salen volando hacia zonas cercanas y dejan de marcarnos el lugar donde hay una trufa madura con tanta exactitud.
Sobre todo a primera hora encontramos varias sobre las piedras. Si te acercas con lentitud puedes llegar incluso a tocarlas, creo que nunca he visto una mosca tan "mansa" (les hice algunas fotos con la cámara compacta a escasos 5 cm.).   Una vez localizado el lugar, se trata de hacer una cata olfativa, una cata de tierra que nos va acercando poco a poco hacia donde esta la trufa. Es increíble como se va graduando la intensidad de olor según nos vamos acercando o alejando a la trufa.
Como animales, perdimos la mayor parte de nuestro olfato cuando conseguimos alimentarnos con asiduidad. Pero todo es entrenable y recuperable, solo con estar varios días sin comer os aseguro(por experiencia) que se recupera al menos una parte de ese olfato animal perdido.

 A lo largo del día sacamos unas pocas trufas pequeñas con este método. No deja de ser un método con el cual muchas de las trufas no son encontradas; con él, podremos coger algunas para uso propio, y bien podría incluirse este método en un capitulo del libro "Economía para no salir de pobres". Tras nuestra búsqueda al estilo "rudimentario", entraba en el trufero un perro adiestrado y encontraba bastantes mas donde no las habíamos olido ni visto la mosca, prueba de que olfativamente quedamos definitivamente atrás.

lunes, 10 de febrero de 2014

HACER LO QUE NO HAY QUE HACER EN FOTOGRAFÍA


Os enlazo el ultimo articulo que he publicado en la revista de ASAFONA.
A menudo solemos seguir los dictados o leyes que estudiamos  sin preguntarnos si hay otros caminos. En cualquier faceta de la vida damos por hecho que cosas o formas de hacer las cosas que nos han dicho o hemos asumido son las válidas. Eso facilita nuestro aprendizaje;  seguir unos patrones que conocemos va bien para no equivocarnos o hacerlo en menor medida. Por contra, merma nuestra creatividad o experimentación y nos deja sin el placer de buscar cosas diferentes o equivocarnos mientras lo hacemos. Ese camino que algunos buscamos es mas apasionante que dedicarnos a "clonar" lo que ya sabemos hacer, aunque el99,9% de las veces no sale nada nuevo o si sale algo nuevo son autenticos truños.










Sobre una sesión  de probatinas va esta entrada. Este otoño pude acercarme un día a Ordesa, los colores estaban ya muy pasados comparado con otros años para las mismas fechas. Iba con amigos "no muy fotografos" y el plan era basicamente andar. Con los años ya he aprendido que cuando voy a andar no hago fotos que merezcan la pena asi que intenté reducir el equipo al máximo. Madrugamos poco y a lo que llegamos a la pradera de Ordesa ya habia bastante gente. Cuando llegamos alli, unos amigos fotografos  de Madrid( Juan Pavón, Francisco Jose Jimenez Manzano y Emilio Blanco) ya volvían de fotografiar las luces del amanecer y los hielos y se iban a almorzar. Pensé para mi tras saludarlos sobre lo dura que es la vida del paisajista, y que a buen seguro hicieron fotos muy buenas que yo no seré capaz de hacer en la vida.
Comenzamos a andar. Hace años, antes de que afloraran mis dolores de espalda, yo suelo decir que era el campeón del mundo de paseo de tripode. Lo paseaba para que le diera el aire y que viera mundo.  Muchas veces ni lo usaba. Ahora lo saco mas bien poco, para fotos  nocturnas, alguna larga exposicion y poco mas. Con esa perspectiva poco paisaje "tradicional" se puede hacer, sin buscar las luces, sin madrugar, sin tripode....
Decidí aplicar al paisaje algo que hago en algunas ocasiones en macro: Dos exposiciones en cámara, una enfocada y otra desenfocada, a pulso. Por probar que no quede, mas aun si vas  a andar mas que a hacer fotos. los resultados no son ninguna cosa del otro mundo pero me abre un nuevo camino haciendo "lo que no hay que hacer" una vez mas.
Para hacer las imágenes seguí los siguientes pasos: Primero poner la cámara en modo de doble exposición, buscar un encuadre en lugares con un rango dinámico que el sensor pudiera solventar bien (casi todo a la sombra), luego enfocaba, desconectaba el enfoque automático. Tiraba la primera foto y sin mover la cámara (a pulso), giraba el anillo de enfoque, hasta que el paisaje saliera "difuminado", despues de eso tiraba la segunda foto. La cámara se encarga de coserlas y se genera un efecto variable "neblinoso" al superponer una foto nítida con otra desenfocada. El resultado es un solo raw un tanto extraño que podeis juzgar y criticar. En cámaras sin la opción de doble exposición, se puede hacer en el ordenador igual, generando un jpeg. Las dos series que os muestro, en el orden indicado(enfocada, desenfocada y final cosida en camara), estan sin retocar tal cual el raw de camara, salvo la final que lleva ligero contraste y ajuste de temperatura.
Estas pruebas sirven como experimento para otras que te llevan a otras y asi en alguna ocasión, a base de equivocarse, se encuentran nuevos caminos mas o menos creativos y experimentales.
 

martes, 4 de febrero de 2014

Namibia, desiertos llenos de vida.





Un pequeño regalo de parte de Asafona que han grabado las charlas de las jornadas de fotografía de 2013, entre las que se incluye esta mía sobre Namibia. Tiene algunos  pequeños cortes en la imagen, imagino que para cambiar tarjetas, y como el plano es general las imágenes no se ven en toda su calidad, pero esta bien si alguno esta pensando en planificar este viaje por su cuenta.
Suena raro escucharse a uno mismo... toda una hora